Para solicitar un préstamo es necesario hacer un estudio exhaustivo sobre las características de cada uno, pues esto se trata de un compromiso financiero que puede hacernos perder si no se toman las medidas necesarias para pasar por un buen proceso.

Si lo que desea es solicitar un préstamo es necesario conocer todos los términos que implica, entre ellos se encuentran las garantías, las cuales son el respaldo que los prestamistas toman en caso de que ocurra un incumplimiento en el pago del préstamo otorgado, esto es algo que como prestatario debes conocer y tener total dominio porque en caso de que no pagues a tiempo el préstamo solicitado, alguna de estas garantías pueden aplicarse con el fin de que el prestamista no pierda el crédito que se te proporcionó.

Los diferentes tipos de garantías

Solicitar un préstamo implica muchos términos y tener la responsabilidad de asumir y entender cada uno de estos, entre ellos el término de asumir las garantías. Entender las garantías implica tener conocimiento de cuáles son los diferentes tipos que existen para saber a qué atenerse en caso de exigir un préstamo o, por el contrario, si es usted el prestamista, conocer los tipos de garantías que tiene disponibles y que puede utilizar al otorgar un préstamo.

Las garantías y lo que implican

Las garantías pueden variar dependiendo de sus distintas características, hay garantías reales, pero también hay personales y cada una de estas tiene su diferencia. Las primeras son aquellas que pueden recaer en los préstamos que tienen un plazo de amortización que sobrepasa los 10 años, aquí se indica que las garantías reales pueden ser los inmuebles en los que reposa el préstamo.

En palabras claves, si usted no paga el préstamo, el prestamista tiene derecho de embargar su inmueble como una manera de pago.

Por otra parte, las garantías personales van indicadas a los préstamos que no recaen en algún inmueble, aquí hablamos de préstamos que son otorgados para uso personal o de consumo. Si el prestatario deja de pagar el préstamo solicitado, el prestamista o el ente bancario puede iniciar una garantía personal embargando las posiciones acreedoras que tenga el solicitante del préstamo.

Con este tipo de garantías usted podrá saber lo necesario que resulta pagar a tiempo su préstamo para no someterse a estos contratiempos financieros.

En pocas palabras, antes de solicitar un préstamo asegúrese bien de que puede costearlo y verifique las cosas que pondrán en garantía.

Via Economistas Málaga